Jueves, 02 de julio de 2009
ACEPTACION Y RESISTENCIA


NI TECNOFILIA NI TECNOFOBIA
Una encuesta de 1987 sobre la actitud de la sociedad española ante lasnuevas tecnologías aseguraba que el robot y el ordenador, al parecerlas concreciones más evidentes para el ciudadano medio de lasdenominadas "nuevas tecnologías", se muestran como auténticas"construcciones míticas", modernos arquetipos configuradores, más quede una opinión, casi de una cosmovisión (Castilla, Alonso y Díaz,1986). Antropomorfizadas, dotadas de inteligencia y casi de voluntadpropias, vistas muchas veces a la luz de las películas y novelas deciencia-ficción, las nuevas tecnologías llegan a conectar con algunosde los mitos primordiales que han ido formando el sustrato culturalsobre el que asentamos nuestras convicciones y esquemas mentales: elmito de Prometeo, liberando al hombre del miedo y la necesidad-recordemos aquí el título de la magna obra de LANDES sobre larevolución industrial -; pero también el del Árbol de la Ciencia delBien y del Mal, por el que, perdiendo nuestra inocencia, perdimostambién el Paraíso; o más modernamente, los del Golem y Frankenstein, ola criatura que se rebela contra su creador.

Esta actitud ambivalente hacia el proceso de cambio tecnológico fue yaseñalada a finales de los sesenta por Bookchin, afirmando que "laactitud esquizoide del público hacia la tecnología -actitud que mezclatemor con esperanza- no puede ser soslayada con ligereza", puesto que"expresa una verdad intuitiva: la misma tecnología que podría liberaral hombre de una sociedad organizada en torno a la satisfacción de lasnecesidades humanas tiende a destruirlo en el contexto de una sociedadbasada en la producción por la producción misma" (1972).

En el mismo sentido se manifiestan Paul y Noller (1989), para quieneses notable la poca atención que el problema del miedo ha encontrado enla investigación técnica, aunque esta parte oscura del mundotécnicamente administrado reposa en la impotencia y decepción másprofunda sobre las fuerzas de producción liberadas. En el III Foro deIssyk-kul sobre Resistencias a la innovación de sistemas complejos,reunido en Granada en 1988, se recogen algunas reflexiones en torno aesta cuestión de las resistencias al cambio tecnológico. Así pues, noes de extrañar que haya quien diga que cada nueva tecnología es como untest Rorschach, sobre la que la gente proyecta sus propios deseos,esperanzas y temores, proyección que puede llegar a velar su verdaderosignificado.

Esta reflexión busca alejarse tanto de la tecnofobia como de latecnofilia. Con Marcuse, asumimos que "el progreso técnico es unanecesidad objetiva tanto para el capitalismo como para la emancipación"(1979). Pero no aceptamos acríticamente el discurso dominante sobre elproceso de innovación tecnológica actualmente en curso. Y es que endemasiadas ocasiones la tecnología, con su enorme potencialtransformador, se convierte en disculpa para dejar de pensar lasociedad y su aún mayor capacidad para convertirse en catalizadorestructural de las consecuencias de esa misma tecnología

Enriquecida gracias a su "revolución agrícola", que es la primera quetiene éxito en Europa, Inglaterra se lanza, al rededor de 1780, a larevolución industrial, que va a ser el más grande acontecimiento de lostiempos modernos, y cuyas repercusiones rebasan con mucho las de todaslas guerras europeas. A partir de este momento se cava una zanja que seprofundiza incesantemente entre dos mundos: aquel que ha llevado acabosu revolución industrial y el que no la ha logrado o la está realizandodemasiado lentamente.
Entre estos dos polos se encuentran los que han alcanzado solamente unestadio un poco híbrido, al que denominaremos el "mal desarrollo" elcual prevalece sobre todo en América Latina"(Dumont René,cuestionamiento del liberalismo, siglo veintiuno editores 1991).

Así podemos ver que los países ricos son los que cuentan con laconcesión de la industria, los adelantos tecnológicos y el desarrollo,dejando como sus subordinados a los países en vías de desarrollo, yesta subordinación es muy difícil de superar ya que existe unadependencia desde los cimientos, es decir, dependemos de la producciónde los países desarrollados para que nosotros podamos generar tambiénproducción.
Se ha establecido así la sociedad más desigual, la más escandalosa einjusta que nuestro planeta haya conocido jamas Por más que algunos lebusquen nombres y la diferencien diciendo que son católicos oprotestantes, humanistas e incluso socialistas, la verdadera brecha esla que existe entre ricos y pobres, ya que los primeros tienen accesoal desarrollo y la tecnología y los segundos no.

Cuando la tecnología hace crecer las tensiones en la oficina. 

El evangelio de la era de la información verídica que las tecnologíasde redes se han hecho indispensables para la descentralización de lasjerarquías, dando poder a los trabajadores y promoviendo el libre flujode información. Los sistemas de correo electrónico y las tecnologías de"lo un suave", insisten en los clubes de la información, a acelerar laresponsabilidad y fomentar la política interna. 

Pero, abrir sino de admiración a y cerrar sin indemnización, las redesal infierno institucional están cable atados con un con buenasintenciones. En el mundo real, aun las redes mejor diseñadas puedentener intactos perversos sorprendentes. Los sistemas del estado delarte con frecuencia terminan produciendo exactamente los resultadosopuestos a los deseados. Una red que intentaba plana la jerarquíacorporativa se transforma en un medio que refuerza la un procreación.De hecho, la política de las rentas corporativas resulta ofertaambiciosa, de nada y distorsionada como todo lo que se pudieraencontrar en una campaña presidencial. 

Desdichadamente, muchas empresas prefieren ignorar el hecho de queestas redes no sólo llevan información; también abarcan, para bien opara mal, los valores felicitación. Las empresas que no entienden (oque se engañan sobre) los valores fundamentales están condenadas arealizar dolorosas e inútiles inversiones en tecnología. 

En la edad media se buscaba la gran fórmula que consiguiera dotar devida a la materia y mimada Esta tradición de crear vida artificialexiste está extendida por las doctrinas herméticas de todo el mundoSegún fantásticos relatos San Alberto magno construyó un robot móvilque daba respuesta ofertadas a todo tipo de problemas La misma leyendaasegura que santo Tomás de Aquino destruyó el invento calificando deobra del demonio. En todo el mundo árabe los grandes sabios siemprerelacionados con la astrología y la alquimia una van por construir elmecanismo perfecto que ha decirse convertía en Madrid en maravillososen maravillosos juguetes para dejar boquiabiertos a mi temeroso popularocho. Los relojes arma favorita dos son una muestra de esta primitivatecnología depresión estos conocimientos fueron la fuente paraejército, que más tarde llegaría a papá, con nombres de Silvestre II.Su fama de negro manto durante el primer milenio quicio hizo quecorrieron habla enviase y cuentos exagerados sobre sus autómatas nopudo muchos años después de épocas posteriores han estadorelacionándose relacionados en leyendas como máquinas inverosímiles.Por ejemplo, de escapes, al que se ha vinculado repetidamente con delocultismo, habría construido un robot femenino que le acompañaba todoslados hasta que el capitán de un barco lo arrojó por la borda en unatravesía creyendo ahora del diablo El inventor del método científicoRoger van con describió autómatas en sus libros. En España el monjecuando él no fue durante el siglo XV un importante creador de autómatascomo aquel que Martín por pana palacio de alta del arzobispo de Toledopara ofrecerse lo al emperador Carlos quinto

Tags: ACEPTACION, RESISTENCIA

Publicado por armando320 @ 10:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios